La música podría no ser siempre tan buena como pensamos

Desde hace mucho hemos sabido que la música tiene un gran poder en cuanto a el cambio en las emociones del ser humano y optimizar el rendimiento en las actividades que desarrollamos, pero también es cierto que la música podría dar paso a otros tipos de comportamiento que en general no son mencionados, como cuando se realiza un cultivo de semillas de marihuana.

La música que consumimos

Dependiendo de donde estemos, hagamos o nos sintamos, la música puede obrar en nosotros diversas emociones y estados, pero ello dependerá directamente del género que se escuche, con quién y en dónde se oiga pues de ello depende en gran medida lo que dentro de nosotros se produzca.

Ciertamente las ventajas son muchas pues diversas investigaciones alrededor del mundo así lo ratifican. Por ejemplo, aquellos que desde chicos han sido formados musicalmente, desarrollan un excelente vocabulario y ello se debe a la cantidad de conexiones que se generan en las neuronas, de esta manera incluso es posible poner límites a enfermedades como el alzheimer y la demencia senil.

También existen diversos géneros que te activan físicamente como el rock y el pop para realizar alguna actividad física con lo que se puede aumentar incluso un 15% la resistencia. Esta resistencia viene dada por el ensanchamiento de los vasos sanguíneos cuando la música que escuchamos es de nuestro agrado, situación contraria sucede si la melodía que estamos oyendo, no nos resulta agradable. Reír es también excelente si con música se acompaña ya que los vasos se dilatan un 19%.

Situaciones en las que por música no es recomendable

Aunque para algunos es bastante normal, escuchar música mientras se estudia, se calcula o escribe, no es recomendable pues el rendimiento disminuye según algunos estudios realizados, por lo que se recomienda es encontrarse en silencio.

Salir y la música

Resulta genial salir con amigos, la familia o el novio. Pero estudios franceses sobre el tema indican que la música empleada en los sitios nocturnos y bares se encuentra estrechamente relacionada con lo mucho o poco que se consuma, como el alcohol y durante el menor tiempo posible. Así mismo, ocurre con lo que se consume en los sitios de comida rápida, tanto el color del local como la música te alientan a consumir más, más rápido e irte. Los sentidos pueden jugarnos a favor o en contra cada vez que menos nos lo propongamos. Sería genial que estuviéramos al tanto y saber que nos conviene más al momento de escuchar nuestra melodía favorita.   

De momento, solo sabemos que incluso nuestros esquema genético podría variar si desde pequeños somos encaminado dentro de la melodía adecuada o somos músicos, es decir, si constantemente estamos en contacto con determinada música. Entonces es comprensible que estimulemos lo bueno que nos proporciona tanto para la vida diaria como para los estudios, el trabajo u otras actividades como el deporte donde la gran mayoría solemos colocar nuestra música preferida desconociendo los efectos que en nosotros tiene.