Es poco lo que un moribundo alcanza a oír antes de fallecer

Este se trata de un hallazgo que podría ayudar a la familia y a los amigos a que puedan consolar a una persona mientras transcurren sus últimos momentos, al sentir que son escuchados durante sus cuidados paliativos. Y es que de acuerdo a las investigaciones, el sentido del oído viene a ser el último que se pierde antes de morir.

Investigaciones llevadas a cabo por la Universidad de Columbia Británica (Canadá), han llegado a demostrar que ciertas personas son capaces de oír mientras se encuentran en un estado de no respuesta al finalizar su vida. Esta es una investigación que fue publicada en la revista científica ‘Scientific Reports’, y se trata de la primera que se ocupa de investigar la audición en los humanos en ese momento cuando se encuentran cerca de la muerte.

Empleando la electroencefalografía, es posible medir la actividad eléctrica en el cerebro, en base a ello, los investigadores se dedicaron a analizar los datos recopilados de individuos sanos de pacientes de hospicio para enfermos terminales cuando se encontraban conscientes, y de los mismos pacientes de hospicio cuando ya no respondían a los estímulos externos.

Y cuándo pensabas que ya el cerebro no escuchaba…

La autora principal del estudio Elizabeth Blundon señala que «En las últimas horas antes de una muerte natural esperada, muchas personas entran en un período de falta de respuesta», pero además, «Nuestros datos muestran que un cerebro moribundo puede responder al sonido, incluso en un estado inconsciente, hasta las últimas horas de vida», acota.

Este se trata de un hallazgo con el que se puede ayudar a la familia y a quienes son amigos del paciente para que puedan consolarlo durante sus últimos momentos, y en el caso de ello, sintiendo que son escuchados. Blundon sostiene que en el estudio «Sus cerebros respondieron a los estímulos auditivos, pero no podemos saber si están recordando, identificando voces o entendiendo el lenguaje».

De acuerdo a lo publicado en Neuroscience News, los investigadores le presentaron a los participantes del estudio diversos patrones de sonidos comunes y raros que cambiaron de frecuencia. Cuando al momento de producirse el patrón de tonos extraños, los dos grupos respondieron dando una señal preestablecida.

Los investigadores se encargan de monitorizar la respuesta del cerebro para dichos tonos empleando la electroencefalografía, con lo que descubrieron que algunos pacientes que yacen moribundos pueden responder de forma semejante a como lo hacen los pacientes sanos, incluso cuando se encuentran cercanos a su muerte.

Un gran consuelo

Los investigadores colaboraron con Romayne Gallagher, quien es médico de cuidados paliativos del Hospicio St. John (Canadá). Durante los 30 años que Gallagher ha venido tratando con pacientes moribundos, ha podido ser testigo de reacciones positivas en las personas al momento en que sus seres queridos les hablaban durante sus momentos finales. A menudo, Gallagher y sus colegas se preguntaban si la audición era el último sentido que se perdía, por lo que se puso en contacto con los investigadores y de esta manera se probó su teoría.

Scroll Up