Antología de la música hawaiana

A finales de la década de 1980, la Fundación Estatal para la Cultura y las Artes de Hawái se embarcó en un proyecto de grabación a gran escala para documentar las tradiciones musicales vivas del estado. El profesor Andrew Weintraub, que era un estudiante de posgrado en ese momento, fue contratado para ayudar a identificar los grupos, realizar el trabajo de campo, grabar la música y entregar los datos al director del Programa de Artes Populares,

Reflexionando sobre el proyecto, Weintraub transmitió que antes de la antología, realmente no había nada de eso. Desde entonces ha habido mucha más conciencia sobre el entorno multicultural y la riqueza de las tradiciones musicales [y la visión de Hawai] como una especie de microcosmos de una sociedad multicultural. Pero en ese momento, no había nada que pudiera resaltar eso en el sonido.

El resultado de este esfuerzo fue una impresionante serie de grabaciones que presenta a varios artistas que fueron, o se convirtieron en, Becarios del Patrimonio Nacional de la NEA. La antología Music of Hawaii del Smithsonian fue el primer álbum de este proyecto que se lanzó al público. Haciendo su debut en el festival de 1989, el álbum pasó a una distribución más amplia a través de Rounder Records, y hoy está disponible a través del sitio web Smithsonian Folkways.

Ambos lados de la compilación original se abren con una grabación de cánticos de oración. La primera es interpretada por la maestra de hula Emily Kau’i Zuttermeister, quien recibió una Beca de Herencia Nacional de la NEA en 1984, junto con su hija Noanoelani Lewis y su nieta Hau’olionalani Lewis. En la tradición hawaiana, la mayoría de los cánticos de oración que se realizan con el tambor pahu durante los bailes de hula (mele hula pahu) se consideran «formales, sagrados y dirigidos a dioses y altos jefes».

A menudo se introducen con una danza procesional y un canto de oración en solitario sin acompañamiento (mele pule), que se puede escuchar en la apertura de la pista, interpretado por Zuttermeister. La segunda grabación de los cánticos de oración la realizan Pualani Kanaka’ole Kanahele, Nalani Kanaka’ole, Hokulani Kaikaina y Oilipua Kaikaina.

Las hermanas Kanaka’ole acababan de ser reconocidas por su trabajo y activismo en el movimiento por los derechos de los nativos… Así que grabarlas fue un momento realmente especial, dice el profesor Weintraub. Ambos recibieron becas de herencia nacional de la NEA en 1993, unos años después de que se hiciera esta grabación. Su perfil en el sitio web del National Endowment for the Arts los reconoce como «guardianes del antiguo estilo de hula que es anterior a las formas comerciales de la danza que surgieron en el siglo XX».

La antología también presenta a dos artistas que han sido reconocidos por la NEA por sus habilidades en la guitarra slack-key. El uso de estas afinaciones abiertas es fundamental para el sonido particular de la tecla floja, por lo que las seis cuerdas se cambian de la afinación de la guitarra clásica a unas basadas en acordes abiertos. Este estilo notable y creativo se transmite tradicionalmente por imitación (sin notación ni partituras); muchas de las afinaciones son estándar, pero otras se mantienen en secreto: los guitarristas de tono flojo a menudo se alejan de la audiencia para afinar su instrumento para que nadie pueda copiarlos.

Las fantásticas habilidades en falsete (ka leo ki’eki’e) de Solomon y Richard Ho’opi’i (también conocido como los hermanos Ho’opi’i) se muestran en la versión en vivo de la antología de «Ua Noho Wau a Kupa». Algunos estudiosos, como Ric Trimillos, 3 atribuyen los orígenes del canto en falsete hawaiano a los vaqueros mexicanos que visitaron las islas en la década de 1830 para enseñar a los lugareños sobre la audición sostenible del ganado.

Scroll Up